martes, 29 de agosto de 2017

Volver a empezar

Hola a todos,

Parece increíble que hayan pasado 10 meses desde mi última entrada.
Aquellos días en los que intentaba exprimir el tiempo al máximo, sintiendo a mi bebé moverse en mi tripita a punto de salir a conocer el mundo...

En estos meses he pensado muchas veces en volver a escribir pero no encontraba el tiempo ni la forma.

10 meses.

Todo un curso escolar en el que he aprendido muchísimo más que estando en el aula.

He aprendido sobre desarrollo infantil. Sobre las necesidades de los niños.

Yo que tanto hablaba sobre "aprender a escuchar" he tenido que ponerme las pilas a marchas forzadas sobre lo que es escuchar de verdad. Escuchar con el corazón.

Si me estás leyendo y eres madre... Entenderás de lo que hablo.

Pero si eres un profe o una profe que aún no ha sido padre/madre, tengo que pedirte que abras mucho más los ojos y el corazón a los niños que en apenas una semana o dos tendrás delante de ti.

En apenas dos semanas yo misma experimentaré lo que supone un periodo de adaptación.

Y aunque ya he hablado antes de este tema (puedes leerlo aquí y aquí), desde mi maternidad espero aportar algo nuevo.


El periodo de adaptación REAL no es una semana. No es "ir aumentando horas". Es un proceso largo, lleno de altibajos, de emociones.

Es un periodo de cambios no sólo para los niños sino también para sus familias y para los profes.

Mamás y papás de antiguos alumnos...

GRACIAS. Gracias por haberme confiado lo más preciado que tenéis. Gracias por abrirme las puertas a vuestras familias y haberme permitido formar parte de ellas. Me siento muy orgullosa de vuestros hijos y de haber sido testigo de cómo han crecido y aprendido. A pesar de todas las dificultades en ocasiones... Ellos son la prueba de que SÍ SE PUEDE.

Profe de Infantil... Profe de Primero de Primaria... Profe de Inglés...

Ahora mismo estás buscando como loco qué actividades hacer los primeros días.

El día 30 de junio fui a mi antiguo cole. El cole donde he pasado los últimos 3 cursos. El cole que me cambió la vida. El cole donde descubrí lo verdaderamente importante... EL AMOR.

En ese último día, quise dedicar unas palabras a mis compañeras, pero sobre todo a mis alumnos y a la vida.

Si me seguís hace cierto tiempo sabréis lo reflexiva que soy.

Educar, aprender... es amar.


Y para amar de verdad, uno debe empezar por sí mismo.

¿Cómo se va a entregar lo que no se tiene?
Regálate tiempo. Regálate ganas. Aprovecha estas últimas tardes haciendo lo que más te guste.

Tantas veces estamos preocupados por si los niños aprenden o no. Si los niños avanzan o no. Si los niños se "portan bien" que nos desconectamos.

Nos adelantamos sin saber (porque no podemos saberlo) cómo serán las cosas. Así que...

Espera. Respira. Confía.

Confía en ti mismo y en la vida.

Me vais a permitir que esta entrada sea un poco menos "práctica" y más reflexiva.
Me vais a permitir que os haga unas preguntas que os sirvan para tomaros un tiempo con vosotros mismos.

¿Cómo te sientes respecto al inicio de curso?
¿Cómo te sientes respecto al cole donde trabajas?
¿Cómo te sientes respecto a los grupos que te han sido asignados?

Son preguntas que pueden parecer poco importantes pero nada más lejos de la realidad.

Los niños, los bebés... Tienen unas "antenitas" con las que captan nuestra energía.

Si eres madre... Si no eres madre pero sabes prestar atención con "los ojos del amor" te darás cuenta.

Tu hijo... Tu alumno... No hace otra cosa salvo observarte. Y ellos, a diferencia de nosotros, no piensan en mañana, ni el mes que viene, ni el año que viene... Viven el PRESENTE.

Por eso, si estás preocupado, si estás nervioso... Lo notarán.

El problema es que ellos sienten todo lo que tú sientes. Te hacen de ESPEJO. Pero no saben gestionar todas esas emociones.

Si como yo, empiezas a trabajar el viernes...
Si en apenas unos días tienes que separarte de tu bebé por primera vez...
Si aún no eres madre pero dentro de nada tendrás tu aula llena de niños de 3, 4, 5 años...

Tómate tu tiempo.
Respira hondo.
Prepárate.

Y no me refiero a preparar mil materiales. Sino a prepararte de verdad. A nivel emocional.

Busca dentro de ti

Recuerda cómo fueron tus primeros días en la escuela, si te gustaba o no ir al cole, etc
Busca dentro de ti la fuerza y las ganas para levantarte cada mañana. Para llegar al cole con una sonrisa y dar un abrazo a compañeros o alumnos.


Conoce a tus alumnos

Dedica tiempo a conocer sus nombres, cómo son, qué les gusta, si tienen hermanos, cómo se sienten...

Eso no es cuestión de dos días. No. Eso es como un plato rico... De cocción lenta.

Observa cómo hablan. Cómo miran. Cómo se relacionan.
Mira cómo juegan en el patio. Cómo llegan por las mañanas.

Habla con sus familias. Dedícales atención plena.

¿Cuántas veces se ha exigido a un alumno por encima de sus posibilidades sin tener en cuenta lo que estaba pasando a nivel familiar?


Disfruta

El entusiasmo es algo que se contagia.
¿Te gusta tu profesión? 
En muchas ocasiones he hecho hincapié en la importancia de la motivación. Piensa... Siente... Si tú mismo estás motivado.

Llena tu mochila de todo aquello que amas y te hace sonreír.
Comparte con tus alumnos parte de ti porque ellos no aprenden lo que les dices... Te aprenden A TI.


Adáptate

Decía párrafos atrás que nos centramos en el hacer y nos olvidamos del SER.
Preparamos mil actividades y queremos hacerlas todas. Que salgan muy bien. Que no nos sobre ni nos falte tiempo. Esto no es real.

En la maternidad, como en la enseñanza, hay días maravillosos, de mucho disfrute. De risas, de juegos, de canciones... Y días que son agotadores. Días que sólo quieres que acaben.

En días así en el aula, yo intento sobre todo bailar y jugar con los alumnos, para que suelten su energía.



Presente

Hoy. Este momento. Aquí y ahora. Presente.
¿Alguna vez has pensado que la propia palabra lo indica? ¡Un regalo!
Incluso si no te gusta cómo han salido las cosas, piensa que cada día tienes una nueva oportunidad.

No pierdas tiempo y energía pensando en qué pasará, cómo será... Ve pasito a pasito.


 No estás solo

Por suerte, aunque a veces nos sintamos "solos ante el peligro" no estamos ni tenemos por qué estar solos.

Apóyate en tus compañeros. Pregunta. Comparte.
Y si no encuentras tu refugio dentro de tu cole... Siempre te quedará este blog. Esta maestra inquieta que dedica todo su ser a seguir aprendiendo. Y como yo, otros maestros inquietos que podrás encontrar en mi grupo de Facebook.

Por último, antes de despedirme, te quiero dejar un vídeo que vi hace algún tiempo y me encantó.
SORPRENDIZAJE


Prometo que poco a poco iré compartiendo recursos más prácticos como juegos de presentación, canciones, etc. 

Te invito a que veas entradas antiguas que te motiven y te den ideas. Así como que seas generoso y me aportes las tuyas propias.

¡Hagamos de este curso unos meses inolvidables!

jueves, 27 de octubre de 2016

Thematic Thursdays: Skeletons {Blog Hop}

Siguiendo con los jueves temáticos, esta semana os traigo algunas propuestas para trabajar el eje motivador de los esqueletos.



Hablando la semana pasada, la profe Remei y yo, pensamos que sería un buen tema para proponer en este momento, ya que tiene relación con Halloween y también con el cuerpo humano. En concreto, los huesos es un tema que se ve a partir de 2º de Educación Primaria en Ciencias Naturales.
¡No os perdáis las sugerencias de mi compi en su página The Glitter Teacher!


Comenzamos...








Pinchando sobre la foto o el título del vídeo, podéis ver el enlace a Amazon, por si os interesa adquirirlo y echar un vistazo a su interior.

Este libro está basado en la canción con el mismo nombre, que Super Simple Songs versionó y es tan típica de Halloween. Por si no la conocéis, os la dejo aquí: "The Skeleton Dance"

Os dejo también un enlace a Youtube donde podéis escuchar una lectura del cuento y ver sus ilustraciones.





Como no iba a compartir la canción de Skeleton Dance otra vez, he buscado otra opción.
Esta canción es una versión de "Five Little Monkeys" que les encanta a mis alumnos/as.

En esta versión, tenemos a 5 esqueletos saltarines que se hacen chichones al caerse de la cama.
Podéis escucharla y ver el vídeo pinchando sobre el título de la canción. 


Buscando por la red... He encontrado este juego que me ha parecido muy divertido para Halloween.



Me recuerda un poco al juego de ponerle "la cola al burro". Al que yo jugaba cuando era pequeña.

¿Cómo jugamos?

1. Dibujamos nuestro esqueleto y lo colgamos en la pared.

Esta podría ser una buena actividad para una sesión de Arts. Por si no se os da muy bien dibujar, os dejo un imprimible por partes:



2. Colocamos varios trozos de velcro adhesivo en el cuello de nuestros esqueleto.

3. Hacemos pajaritas con velcro adhesivo por detrás. (Obviamente, si ponemos en el esqueleto la parte suave, en la pajarita, pondríamos la parte rugosa).

Os dejo también una silueta que podéis descargar e imprimir.


Podemos decorarlas como queramos. Bien hacerla de tela, bien de papel y añadir dibujos, pegatinas...

¿Sugerencias?


4. Elegimos al alumno que va a ponerle la pajarita al esqueleto.

Bien por sorteo, bien haciendo algún juego de preguntas acerca de los huesos del cuerpo humano.
Aquel que sepa la respuesta, es el primero en salir.

Podemos tener preparadas unas tarjetas con preguntas tipo, para poder jugar en otros momentos también.

Os dejo, por último, un enlace a SlideShare con un ejemplo que he diseñado.
Lo podéis imprimir y utilizar en vuestras clases. ;)



5. Le tapamos los ojos al niño y el resto del grupo le indica...

Up!
Down!
Left!
Right!

Es un buen juego también para repasar este tipo de vocabulario. :)


En estos días también se celebra, además de Halloween, El Día de los Muertos, en México.
Una fiesta muy colorida que nos da mucho juego para hacer alguna manualidad.

En esta ocasión, os propongo crear un mural muy colorido en el que cada alumno/a de vuestro grupo personalizará y decorará su esqueleto.

Necesitamos:

- Papel blanco.
- Cartulinas negras.
- Papel charol de colores.
- Recortes de distintos tipos de papel, plumas, pegatinas...
- Rotuladores de colores.
- Tijeras y pegamento.

Os dejo un enlace a la página web donde nos explican en detalle cómo realizar este taller.




Lo curioso de esta manualidad también es que la forma del esqueleto sale a partir del nombre de cada alumno.

Hay que doblar el papel blanco por la mitad, escribir nuestro nombre y después recortar la silueta, tal y como se aprecia en estas fotografías.



Después añadimos la calavera, las manos, los pies y los complementos que queramos.


¿No os parece original?


Buscando algo un poco original, me he encontrado con este juego.

Skeleton Dice Game.

Para jugar necesitamos un dado. Si es grande, ¡mucho mejor!


Vamos a montar nuestro esqueleto por partes.
Tiraremos el dado y, teniendo en cuenta qué número nos toque, cogeremos un hueso u otro.

Si nos sale un 6, cogeremos el cráneo.
Si nos sale un 5, cogeremos las costillas y las caderas.
Si nos sale un 3 o un 4, cogeremos los huesos de una pierna.
Si nos sale un 1 o un 2, cogeremos los huesos de un brazo.

Os dejo esta imagen que podéis guardar, fotocopiar para vuestros alumnos/as e imprimir en cartulina (para que sea más resistente)


Cuando los tengamos todos, pasaremos un encuadernador uniendo las diferentes piezas.


Os dejo también este otro imprimible con otro dibujo para etiquetar los distintos huesos del cuerpo.



Yo os recomendaría que para el Spelling de los huesos realizarais otras actividades complementarias como sopas de letras, asociación letra a letra, juegos, etc.




¿Os ha gustado? Espero vuestros comentarios y sugerencias. 

martes, 25 de octubre de 2016

Mamá fue pequeña antes de ser mayor. Reseña literaria

Hace algún tiempo, Laura Navarro, una maestra de Educación Infantil de Zaragoza y autora del blog La clase de Laura, me propuso participar en un proyecto colaborativo. Un blog de reseñas literarias.

Como me pareció una gran idea y además algo muy original, le dije que sí.

El blog ya lleva varias reseñas publicadas. Se llama "Coleccionando cuentos" y podéis verlo pinchando sobre la imagen.


Cuando Laura me preguntó qué libro me gustaría reseñar, estuve leyendo la lista que ella ya tenía elaborada y me llamó la atención este.


Lo elegí porque el título me pareció muy sugerente y apetecible dado mi estado.

¡Cuál fue mi sorpresa, cuando por fin lo leí!

Es un libro que no deja indiferente.
Las ilustraciones son bastante agresivas y "gamberras" (al menos para mi gusto).
Pero lo más sorprendente es que la historia no cuadra con las imágenes.

¿Por qué?

Porque tienen mensajes contradictorios.

La protagonista del cuento es una niña que dice ser muy buena y obediente.
"Una niña 10". Educada, respetuosa...
Sin embargo, las ilustraciones dicen todo lo contrario. ¡Es una chica super traviesa!

De primeras, me descolocó tanto que no me gustó.
Sin embargo, dedicándole tiempo. Leyéndolo más despacio. Le he cogido cariño.

Lo que más me gusta del cuento es la reflexión posterior que me suscita.

Quizá los adultos olvidamos cómo éramos de pequeños.
Les exigimos tanto a nuestros hijos (o a nuestros alumnos/as) que siempre les estamos pidiendo que cumplan todas nuestras expectativas:

- Que se coman toda la comida.
- Que se porten bien con sus hermanos y sus mascotas.
- Que no hagan ruido.
- Que obedezcan cuando les llamamos.
- Que saquen muy buenas notas.
- Que se porten "bien" con sus amigos y compañeros del cole.


Y un largo etc que, si lo pensamos detenidamente... ¡Es imposible de cumplir!

¡Los niños son niños! 

Mágicos. Espontáneos. Naturales.
A veces un poco traviesos. 
Alegres. Cariñosos...
Pero a veces no. En ocasiones no saben gestionar sus emociones y se rebelan.
Nos contestan mal. Tienen rabietas. Hacen trastadas...

Somos los adultos los que tenemos que aprender a gestionar toda esa intensidad y acompañarles en el proceso maravilloso del crecimiento y aprendizaje.

¿Alguna vez has pensado por qué te irrita tanto que tu hijo (o que tus alumnos) griten o sean inquietos?

Creo que es una gran pregunta que debemos hacernos tanto como madres como si somos profesionales de la educación.

Si le dedicas un tiempo, te darás cuenta que es porque te reflejas en él/ella como en un espejo.

Aquello que no aceptamos de nosotros mismos.
Aquello que no supimos resolver en nuestra infancia o adolescencia.
Aquello que nos hizo sufrir, como son las exigencias de nuestros propios padres, nos "salen" a modo de emoción: enfado, rechazo... cuando se repite en la conducta de las personas que tenemos alrededor.

Es importante que trabajes primero en ti mismo esa aceptación sobre tu propia historia. Tu propia infancia. 

Después de hacerlo, estarás mucho mejor preparado para ayudar a tu hijo (o tu alumno) a afrontar de forma positiva los retos que le plantea la vida.

Dicho esto...

¡Volvamos al libro!

Título: Mamá fue pequeña antes de ser mayor.
Año de edición: 2011.
Editorial: Kókinos.
Edad recomendada: 6-8 años.

Autora

Ilustradora

Algunas fotografías de su interior...




Aquí un vídeo donde una mamá lo lee con su hija...




Algunas propuestas para el trabajo con este libro...

Lo primero que se me ocurrió fue iniciar un proyecto sobre las familias. La infancia de nuestras madres. Un tema que nos puede dar mucho juego para después trabajar también educación emocional, la alimentación, las normas...

Actividad 1: Dibujamos a mamá.

Previo a la lectura del libro, les pediremos a nuestros alumnos (o a nuestro hijo, si es que lo leemos en casa) que dibujen a mamá cuando era pequeña.

Actividad 2: Redactamos una circular conjunta.

Lo que haremos a continuación será pedir la colaboración a las familias para que traigan fotografías reales.

Esta era mi madre de pequeña. En Toledo.

A esta edad, en que los niños/as ya van siendo capaces de redactar bien, es buena idea contar con su ayuda para redactar la nota informativa para sus papás. Es una forma de implicar a nuestros alumnos/as y motivarles.

Os dejo un ejemplo de cómo podría quedar.

Actividad 3: Nos visitan nuestras mamás.

En este punto del proyecto, tal y como se pide en la circular, sería ideal que las mamás que pudieran o quisieran vinieran al aula.

Les haríamos una pequeña entrevista con preguntas sobre su infancia: sus recuerdos, sus gustos, alguna anécdota...

También podríamos pedir a los niños/as que hicieran la entrevista en casa y luego hacer un calendario con las visitas programadas.

Cada día (o durante varias sesiones) cada niño de la clase haría una presentación sobre su madre.
Esta es una buena actividad para trabajar la expresión oral.

¿Qué preguntas podrían hacer nuestros alumnos/as a sus madres?

¿Cuándo naciste, mamá?
¿Alguna vez te contó la abuela algo sobre el día que naciste? Qué hizo ese día, qué tiempo hacía…
¿Cómo eras de bebé?
¿Qué te gustaba comer?
Cuando naciste, ¿tenías hermanos?
¿Te llevabas bien con tus hermanos?
¿Tenías alguna mascota?
¿A qué te gustaba jugar?
¿Cuál era tu cuento favorito?
¿Dónde estaba tu cole?
¿Te portabas “bien” o eras un poco traviesa?

Actividad 4: Somos reporteros.

Si por incompatibilidad horaria, las madres no pudieran venir al aula, podemos plantear la entrevista bien como actividad escrita, bien como proyecto de TIC.

Los niños/as grabarían un vídeo en el que se mostraran los resultados del "reportaje de investigación".


Actividad 5: Libro viajero.

Podríamos crear un libro de recortes con la colaboración de las familias.
Hacer apartados para que por turnos vayan rellenando con mensajes escritos cortos e imágenes.

¿Cuáles podrían ser ejemplos de estos apartados?

Mi mamá se llama…
Las mascotas de mamá.
Las comidas favoritas de mamá.
Los juegos de mamá.
Las trastadas de mamá.
Los miedos de mamá.

Actividad 6: Nuestros platos favoritos

Como decía al inicio, este libro nos da mucho juego para trabajar otros temas, como es la alimentación.

Después de hablar de qué le gustaba comer a nuestras mamás de pequeñas, podemos hablar de nuestros propios gustos y hacer una manualidad que refleje lo que más nos gusta.

Os dejo una imagen de cómo quedaría un mural con todos ellos.

Esta es una imagen real de un mural que vi en un colegio de Inglaterra hace un par de años

Actividad 7: Nuestros miedos

Alrededor de los 6 años, de forma natural, surgen cantidad de miedos en los niños.
Estos miedos son universales.

¿A qué le suelen tener miedo los niños?

A la oscuridad.
A los desconocidos.
A los ruidos fuertes.
A los animales o a los insectos.
A los fantasmas o a los personajes de las películas.

Aparte de hacer una puesta en común, podríamos hacer una gráfica que refleje las cosas que nos dan más miedo en nuestra clase.

Esta es una actividad que permite trabajar las Matemáticas de una forma significativa.

Actividad 8: Las trastadas de mamá

Por último, después de conocer las travesuras que hacían las madres de pequeñas, podríamos hacer una obra de teatro sencilla. Bien improvisando, bien preparando un guión previo.


Se podrían hacer muchas actividades más.

¿Qué os sugiere a vosotros este libro?

Espero que os haya gustado y que me dejéis vuestras aportaciones. :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...